Álvaro y Eulogio, y otros martires cristianos del siglo IX (personajes reales de Mursiyya ETDY)

Hoy, nueve de enero, se celebra en nuestro santoral el día de San Eulogio de Córdoba. Por ello quiero dedicarle una entrada a algunos personajes cordobeses del siglo IX que aparecen en algún momento de la trama de “Mursiyya, el talismán del Yemení” (ediciones Dokusou) en relación a dicha onomástica. (Ilustraciones cortesía de Francisco Miñano Pellicer).
Nos referiremos, pues, a los martires cristianos cordobeses de mediados del siglo IX, empezando por el mismísimo san Eulogio de Córdoba y su compañero, amigo y biógrafo Álvaro y haciendo una breve referencia a otros que también aparecen en “Mursiyya, el talismán del Yemení”, como Spera in deo, Flora, María, Perfecto, o incluso Adulfo y Juan. Estos dos últimos sufrieron su martirio en el primer cuarto de aquel mismo siglo, pero no por ello fueron menos importantes.
Álvaro y Eulogio
A Eulogio de Córdoba se le considera el último hispanorromano de la provincia romana conocida como la Bética. Muy conocido en la Córdoba y al-Andalus del siglo IX por su ardiente defensa del Cristianismo, su amigo Paulo Álvaro (más conocido como Álvaro), que también era sacerdote, se encargó de escribir su primera biografía, en la que ensalzaba las excelsas virtudes de su compañero.
Eulogio escribió varios libros y/o documentos que fueron muy importantes para el Cristianismo de la época. Muchos de ellos los redactó en prisión, estando cumpliendo condena dictada por los gobernantes musulmanes de al-Andalus en virtud de su actitud religiosa que, obviamente, no se ajustaba a las leyes promulgadas por estos últimos. Algunos títulos escritos por Eulogio tanto dentro como fuera de la cárcel y aún conservados serían, entre otras, el “Memoriale sanctorum”, el “Documentum martyriale”, el “Apologeticum Sactorum Martyrum, o la “Passio sanctorum martyrum Georgii monachi, Aurelii atque Nathaliae”.
En la novela “Mursiyya, el talismán del Yemení” podremos descubrir cómo se conocieron Álvaro y Eulogio en la escuela del abad Spera in deo, así como de sus respectivos martirios y el de los demás martires cristianos de la época, víctimas de la política religiosa de los invasores musulmanes.
Spera in deo
Spera in deo era un abad que impartía cursos de Cristianismo y que, además de instigar a muchos cristianos de mediados del siglo IX hacia el martirio, influyó especialmente en Eulogio y Álvaro durante uno de esos seminarios. Para ello, tal y como podemos leer en “Mursiyya, el talismán del Yemení”, Spera in deo mostró a estos algunas de sus obras, como el “Apologético contra Mahoma”, y les habló sobre otros martires recientes como Adulfo y Juan.
Adulfo y Juan
Tal y como cuento en mi novela, poco antes de que el emir Abderramán II diera la orden de la fundación de Murcia (Mursiyya) dos hijos de padre musulmán y madre cristiana renegaron del Islam y se convirtieron al Cristianismo, para disgusto de su familia paterna que los denunciaron. La convicción de estos dos nuevos cristianos en sus ideales y en su fe sirvió de inspiración a Álvaro y Eulogio, así como a otros muchos cristianos cordobeses, para afianzarse en sus creencias y plantar cara al Islam que el emir y sus acólitos promulgaban.
La familia de Adulfo y Juan
Nos limitaremos a nombrar aquí a la madre y hermana de estos dos martires, que nacieron en Sevilla aunque fueron ejecutados en Córdoba. La madre se llamaba Artemia, y la hermana Aurea y también hablo de ellas, aunque muy brevemente, en “Mursiyya, el talismán del Yemení”
Otros cristianos
Aunque en Wikipedia se puede ver un listado bastante completo de los cristianos que buscaron el martirio durante el siglo IX en Córdoba, en este artículo nos estamos refiriendo tan solo a los mencionados en la novela histórica sobre la fundación de Murcia. Además de los ya descritos, otros martires cristianos cuyo paso por la trama de “Mursiyya, el talismán del Yemení” es bastante limitada en comparación a la de Eulogio y Álvaro serían los siguientes:
Flora y María
Flora y María eran dos monjas que buscaron el martirio en el 852 d.C. A ellas estaría dedicado el documento martirial anteriormente mencionado (el “Documentum martyriale” de Eulogio de Córdoba).
Isaac, Sancho, Pedro, Walabonso, Sabiniano, Wistrebundo, Hebencio y Jeremías
Son otros de los cristianos que buscaron el martirio en la Córdoba de mediados del siglo IX.
Perfecto
Perfecto era el nombre de un presbítero cristiano de la iglesia cordobesa de San Acisclo. Este cura juega un papel fundamental en el fin de otro personaje de la corte del emir, gracias a la maldición que contra el mencionado cortesano dirige. En aras de prevenir el spoiler evitaré especificar de quién se trata y en qué circunstancias, ya descritas de forma adecuada en la novela, se realiza la maldición.
Anulona
Era hermana de Eulogio de Córdoba. Y monja.
Recafredo
Para terminar hablaré brevemente de Recafredo. Era el obispo metropolitano de Sevilla y como cuento en “Mursiyya, el talismán del Yemení” presidió un concilio en Córdoba, hacia el año 852 d.C. con la intención de frenar la ola de martirios que parecía haberse puesto de moda entre algunos cristianos. Para ello acordó durante aquel concilio condenar la búsqueda del martirio por parte de la santa madre iglesia, aunque dicha condena no surtiera el efecto esperado.
Y con esta relación de personajes cristianos reales del al-Andalus del siglo IX (para saber más nos podemos dirigir, entre otras fuentes, a la novela “Mursiyya“, pues en este artículo, como en otros, tratamos de no extendernos para no desvelar datos importantes para la trama de la mencionada obra), nos despedimos hasta el próximo artículo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*